lunes, 7 de octubre de 2013

Nada tiene sentido porque ahora eres tu mi razón de vivir.

Es posible que seas la persona con la que más peleas tengo y con el que menos me entiendo. Probablemente seas la persona más insoportable, cabezota y vacilillas del mundo y muchas veces haya deseado matarte. Seguramente haya pensado cosas horribles sobre ti y te haya dicho cosas aun peores cuando hemos discutido. Y si, es muy probable que incluso en esos momentos te haya odiado. Pero ¿sabes qué? Que te amo por encima de todo. Que poco a poco me he enamorado de ti, de nuestras diferencias, de nuestros fallos y de todo lo que conlleva quererte. Que no me importa nada, no me importa si tengo que subir 3000 metros, nadar oceanos, recorrer el mundo descalza.. no me importa si eres tu la recompensa.